El primer coche que vuela: Aeromobil 2.5

article-prototipo-aeromobil-2.5-coche-volador

El ingeniero y diseñador Stefan Klein ha hecho volar por primera vez su prototipo Aeromobil 2.5, un medio de transporte que aúna las ventajas de los coches utilitarios y las de las avionetas ligeras. No es el primero que se ha mostrado al mundo, pero sí que puede ser el primer coche volador que se ponga en producción.

El eslovaco Stefan Klein lleva mucho tiempo soñando con un vehículo muy especial, un coche capaz de volar. Su estudios de Ingeniería Mecánica y de Bellas Artes, así como su experiencia en fabricantes de la talla de BMW y Volkswagen, le llevaron a adentrarse en su proyecto Aeromobil 2.5 hace unos 20 años.

El Aeromobil 2.5 cuenta con un motor Rotax 912 refrigerado por agua y que genera algo más de 100 CV. Está situado tras los asientos y una caja de cambios es la encargada de dirigir la fuerza a las ruedas delanteras –en modo coche- o a la hélice trasera –modo avión-. Las alas superiores se pliegan para ir por carretera y se abren cuando son necesarias para iniciar un despegue. Lo interesante del vehículo es que su peso es de tan sólo 450 kg –menos de la mitad que un utilitario convencional- sin ninguno de los dos pasajeros y con el depósito vacío, lo que le hace transformarse en unos segundos en una avioneta ligera que nada tiene que envidiar a las de serie.

Ya con un primer vuelo demostrado ante los medios, a Stefan sólo le queda esperar que los inversores se interesen por su Aromobil 2.5 y, con un plazo de preparación de unos dos años, comenzar a producir el modelo de serie. Se han dado a conocer otros ambiciosos prototipos como el Terrafugia o el PAL-V, pero ninguno parece haber estado tan cerca de comercializarse como el modelo en cuestión.